viernes, 25 de julio de 2008

La hipocresía redentora.

Una de las críticas más frecuentes que se le hacen a mi Iglesia desde diversos ámbitos es su proverbial hipocresía. Se trata de una acusación que trata de erosionar el buen nombre de esta santa institución olvidando su papel iluminador y redentor.


La hipocresía se define como el acto de fingir cualidades, ideas o sentimientos que en realidad no se tienen y es un grave pecado cuando las personas aseguran honrarme a Mí, su Dios, pero en realidad no es esa la intención que tienen en sus corazones. De esta forma, la denostable hipocresía puede resultar un recurso muy válido siempre que cumpla la función de servicio a Dios, y mi fiel Iglesia ha hecho siempre un magistral uso de tan útil recurso de forma totalmente lícita para conseguir mantener e incrementar su inmenso poder para hacer el bien.
Podría parecer que los actos de mi Iglesia no podrían estar más alejados de su mensaje, de forma que las incongruencias se acumulan hasta el punto de resultar evidente que en su seno son muy pocos los que se creen lo que preconizan. Un análisis frío y detenido podría llevar a la equivocada conclusión de que se usa el nombre de Dios como mera herramienta para conseguir poder y dominar a las masas pero, queridos feligreses, ¿acaso es eso tan malo?, ¿quién puede olvidar el admirable papel que desempeña mi Iglesia para aplacar el miedo existencial?, ¿quizás se está olvidando a la hora de elaborar tales razonamientos el sufrimiento eterno que supone la condenación?.
Resulta quizás la prueba más evidente de la fortaleza de mi Iglesia, el hecho de que pese a ser una gran parte de mis feligreses conscientes de su hipocresía, el inestimable poso que deja el adoctrinamiento le permita seguir gozando del inmenso poder y relevancia que siempre la han caracterizado. Yo que soy el mismo Dios, sé fehacientemente que la santa, apostólica, hipócrita y romana Iglesia católica siempre trata de honrarme con cada uno de sus actos.

10 comentarios:

El Jones dijo...

"Yo que soy el mismo Dios, sé feacientemente que la santa, apostólica, hipócrita y romana Iglesia católica siempre trata de honrarme con cada uno de sus actos." Jo tío -ya disculparás el tono campechano-, te hacía más espabilado, aunque lo cierto es que aquí en la Tierra hiciste una verdadera chapuza de trabajito. Me ha gustado leer algunos de tus "colgajos". Volveré por aquí. Un saludo.

El Jones dijo...

Soy yo otra vez, disculpa. No es por meterte el dedo en el ojo ese que tienes en medio del triángulo, pero feaciente es con "h" intercalada. En fin, que un lapsus lo tiene cualquiera, que lo sé. Hala, venga, otro saludo.

El Creador dijo...

Lo cierto es que los fallos de un ser perfecto como yo solo son solo justificables mediante el recurso del misterio divino y siempre con ayuda de la fe.
Por cierto, me ha gustado tu blog.

Opinador Lenguaraz dijo...

¡Ay! ¡Cuánta hipocresía!
Lo peor de todo es que tus seguidores no se dan cuenta de como tu Iglesia utiliza la hipocresía para ir acercando a todos tu doctrina, ya que de lo contrario la podrían utilizar para muchas más cosas que para obtener poder y dinero, no lo olvides...
Es muy posible que si se dan cuenta de la gran fuerza de su hipocresía lleguen a eliminarte, ¡ve con cuidado!
Un saludo, amén-

venenito dijo...

maravilloso, solo has olvidado explicar como te adaptas a los tiempos, explica un poco ya que soy un muerto aun no resucitado y deseo saber como hacer cuando resucite.-

Rafael dijo...

Si al final la mentira es más útil que la verdad.
Y de eso la Iglesia Católica,... y Romana sabe un rato.

leonardomurguia dijo...

Este comentario va para ese ateo infiel que se oculta bajo el pseudonimo de "El Jones":

¿¿¿ QUIEN ERES TU PARA CORREGIR AL CREADOR EN CUESTIONES ORTOGRAFICAS ???
¿¿"... pero feaciente es con "h" Intercalada... "???

Si DIOS escribió feaciente sin h, simplemente es porque ASI SE ESCRIBE, y los que hemos estado equivocados hemos sido nosotros, desviados del buen camino por culpa de la RAE, que al parecer, solo es un instrumento de satanas, para atraer a personas con la fe tambaleante como la tuya.

Lastima que hayas caido en sus garras. Yo, por lo pronto, ya quemé mi diccionario.

Perdónalo, Dios, pues no sabe lo que escribe...

El Creador dijo...

Estoy impresionado, querido Leonardo, de lo bien que has entendido el funcionamiento de la religión. Los traicioneros ateos siempre andan acechando desde sus escondites, listos para atacar a mi indefenso rebaño. Muchas gracias y enhorabuena.

leonardomurguia dijo...

Cualquier esfuerzo es pequeño con tal de defender la fe...

Y disculpa que me haya tardado tanto tiempo en poner en su lugar a ese apostata, pero esque no podia creer que yo fuera digno de que me dieras la oportunidad de demostrarte mi lealtad, oh señor creador del Cosmos (aunque le duela a ese ateo de Carl Sagan, que debe sufrir al no estar en tu compañia).

Tu blog es la fuerza que me permite salir adelante.

Cada vez que tocan a mi puerta los testigos de jeová, les pregunto si conocen tu blog, y me contestan que no, y con eso les demuestro de manera irrefutable el error de su fe, pues si no conocen tu blog, no pueden ser tus testigos, y se van de mi casa avergonzados de sus folletos, directo al cibercafe mas cercano, a leer tu verdadera palabra, y yo me alegro en mi corazon, pues los he regresado al camino de tu amor.

Disculpa que me haya extendido tanto, y aunque estoy seguro de que tu ya sabes lo que estoy escribiendo incluso antes de presionar las teclas, no podia vivir mas sin desahogar tanta felicidad.

Gracias, oh DIOS mio.

El Creador dijo...

Me alegro profundamente, estimado Leonardo, de que Mi Palabra te esté ayudando a ver la luz. También es maravilloso que estes ayudando a esos descarriados testigos de Jehová.

Gracias a tí por tus comentarios.

Difunde Mi Palabra

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...