martes, 12 de febrero de 2008

Los caminos que llevan al ateísmo. Motivos científicos.

Hoy os traígo el primero de una excelente serie de 3 videos en los que el padre Jorge Loring desmonta de forma incontestable el entramado en el que se basa la falacia ateísta.


Como ustedes pueden ver, sus sosegados, aunque implacables razonamientos, le conducen a demostrar algo tan cierto como que yo existo. Y es que, como muy bien argumenta el padre en el video, no hay ninguna prueba científica de mi no existencia. Desde mi profundo amor y movido por una infinita honradez sólo tengo que reprochar al padre un aspecto de índole menor que ha pasado por alto en su razonamiento. Se trata de el hecho de que el método científico se basa en demostrar la existencia de las cosas y no su no existencia. En su manifiesta incapacidad, la ciencia no puede demostrar tampoco, la no existencia de cosas como las hadas, los dragones voladores ó los pitufos. ¿Cómo podemos dar visos de verosimilitud a una disciplina como la ciencia, que es incapaz de demostrar que los pitufos no existen?.
Por lo demás resulta evidente que la ignorancia es el caldo de cultivo que alimenta al ateísmo. De hecho, el que la religiosidad de la población se relacione de forma inversamente proporcional con los índices de alfabetización, demuestra que la cultura acostumbra a desorientar a la fe. Por ser dicha fe la guía que conduce al ser humano hacia el verdadero e iluminador conocimiento, la ignorancia resultante favorece el ateísmo, el agnosticismo y el laicismo.
Es igualmente incuestionable que hay un déficit alarmante de formación religiosa, concretamente de la religión católica que es la única verdadera. Es necesario que el libro del padre Loring y debería ser de obligatoría lectura para adultos.
La magnífica intervención roza la excelencia en comparaciones como la de la fórmula química del agua y los dogmas de la Iglesia y en un argumento tan demoledor e incontestable como que a nadie le vale de adulto el traje de su primera comunión. Me temo que los ateos saldrán de ésta con el rabo entre las piernas.

13 comentarios:

Un Ateo dijo...

Si yo aseguro que existen los duendecillos verdes, mi aseveración ¿tendrá que ser tomada como cierta mientras no se demuestre lo contrario? ó ¿seré yo quien deba probar su existencia?.
Lo más lógico es que la carga de la prueba recaiga en quien hace la afirmación, aunque seguramente los creyentes apoyarán el primer razonamiento, al que son tan aficionados.

yabbo dijo...

Dios hablando de pitufos ? y que sigue despues ? otro diluvio universal ? para ser creyente blasfemas haciendote pasar por Dios

El Creador dijo...

En cuanto a las blasfemias, hay un blog al respecto:
Archivo general de blasfemias:
http://diosmuerto.blogspot.com/

naxita dijo...

me cago en Dios

Chichipio dijo...

Para ser tan poderoso te podrías haber buscado un sacerdote un poco menos pelotudo que te defienda...
Es insoportable el curita este...

Aryekaix dijo...

Qué patético el sacerdote este, ningún químico está obligado a aceptar que agua es H2O, y ningún matemático está obligado a decir que pi es 3,1416...
La ciencia es verificable y falsable. Es decir, siempre se pueden verificar sus resultados, o en caso contrario, demostrar una nueva teoría que supere la anterior.
No sé si este sacerdote es ignorante o se lo hace, o está en un extraño equilibrio entre las dos cosas.
En fin, sólo me queda agradecerte a ti, Dios, mantener un blog tan bueno, con tan grandes verdades absolutas.

Jezabel dijo...

Esperad. ¿Es que nadie se ha dado cuenta de que El Creador acaba de decir que los pitufos no existen? ¿Es que soy la única traumatizada por semejante revelación? ¡NOOOOOO! ¡Devuélveme los pitufos!

Liberator dijo...

La incultura y el analfabetismo son precisamente el principal caldo de cultivo de la religión. La verdad se busca no en la fe sino en la razón a través de la ciencia y no en libros "sagrados" escritos y reescritos a lo largo de siglo por intereses al servicio de gente sin escrúpulos que en nombre de dios hacen dogmas que no tienen ninguna razón.

El concepto de dios, en sí, es falso porque precisamente el cúmulo de distintas religiones ha contribuido a que cada una de ellas se erija como la verdadera.

Ni el universo ni la vida necesitan a un creador para su existencia porque las leyes del universo se rigen en dos cosas tan sencillas como la materia y la energía y la probabilidad matemática.

Los conceptos de dios y diablo son ideas infantiles del principio de los tiempos que perduran hoy en día en base a la mitología de las distintas religiones.

Liberarse de la religión es un premio a la inteligencia del individuo y a la proliferación de ideas buenas como evitar guerras y matanzas por esos motivos.

Suerte con su blog, le felicito. En el fondo veo que es una sátira hacia la propia religión.

Sol dijo...

Buenísimo!! Lo mejor que me ha pasado en todo el día, creador de los cielos y la tierra, es haber encontrado el camino divino a tu blog. Alabado seas.

El Creador dijo...

Muchas gracias por tus comentarios querida feligresa.

Liberator dijo...

La “creación” significó la ruptura con el paraíso.

Las verdades absolutas que se proclaman en la Biblia no son más que banalidades excéntricas producto de la incultura de la gente que en el origen del paso del mito al logos allá por los principios del Neolítico, es decir, en la "Creación" (unos 6.000 años antes de nuestra era) empezaron a proclamar aquellos sabios-astrólogos (brujos) mesopotámicos, una vez establecidas las primeras ciudades-estado donde se forjó el planteamiento del hombre como ser social con el surgimiento de las instituciones: familia, estado, religión,...

En los tiempos antiguos no existía un "amarre" a la familia monogámica, los hijos eran del clan y cada cual los cuidaba como si fueran suyos sin importar quién era el padre y la madre y se sentían todos hermanados como ente no egoísta.

Se pasó de los matriarcados de los clanes paleolíticos, en los que el amor grupal hacía que las relaciones sexuales no estuviesen concebidas por vínculos matrimoniales; es por ello que en los clanes, el amor que se sentía al grupo era mucho menos hipócrita que en la actualidad, debido a que si dos elementos del clan sentían atracción sexual no tenían limitaciones ni tabús para establecer relaciones, hecho que con el surgimiento de los vínculos de pareja monogámica en los relatos bíblicos de Adán y Eva, "empezó a surgir un hombre nuevo, a diferencia de las bestias". En verdad que la historieta de Adán y Eva no es más que el relato donde se narra que el hombre se "esclaviza" a sí mismo según un nuevo dogma que se estableció para defender intereses creados: la familia.

En dicha “creación” se quiso romper con el matriarcado imperante de forma brusca y se le despojó a la mujer de su rango mítico-semimágico por ser la portadora de la vida. Es por ello que ella tiene la culpa del “pecado original” y la pareja es expulsada del paraíso. La serpiente no es más que el tabú impuesto precisamente por el dogma religioso y la concepción de un hombre enfocado a defender intereses egoístas al desmembrarse la sociedad paleolítica en la que existían lazos de unidad familiar de cohesión mucho más fuertes, en los que existía mayor sentimiento de humanidad.

En verdad, con el surgimiento de las instituciones el hombre se forjó cadenas, lastres inconscientes, pilares en los que afianzar un nuevo status quo en su interacción social intentando establecer nuevos vínculos que permitieran de forma egoísta su sostenimiento, alejándose de la vida placentera anterior en el que los impulsos naturales filantrópicos afianzaran uniones carnales veraces frutos del amor verdadero momentáneo y no de imposiciones “para toda la vida” para preservar mediante contratos pactados un aborrecimiento sostenido de acuerdo al tabú impostor de la religión.

Todo dogma, toda ley coercitiva, toda institución alienizante, produce en el individuo merma de su libertad para deambular por el mundo y le crea insatisfacción, frustración y amargura.

La “creación”, surgida en tiempos del Neolítico significó, en definitiva, el final del paraíso en la Tierra, precisamente cuando el hombre malignamente estudia como imponerse a los demás mediante el poder y la religión y separar al grupo del individuo y crea libros-basura, como la Biblia para establecer un nuevo poder de acuerdo al miedo, la superstición del mito elevada al grado de teología perversa y el temor impuesto por el brujo de turno en base a revelaciones insulsas e incongruentes redactadas por hombres perversos, que no de Dios, pues, evidentemente es un invento del hombre, como se sabe, según la ciencia.
Liberarse de esa lacra implica romper con las cadenas que han mermado la satisfacción del hombre, es decir, romper con las instituciones.

El hombre podría volver a estar en el paraíso. Solo es cuestión de que evolucione y se dé cuenta de porqué actualmente las cosas están como están. Le invito a que tome una profunda reflexión sobre este tema y Ud. mismo se dé cuenta.

Lean mi blog. Puede que encuentren el camino. Aún están a tiempo. No les prometo la eternidad, como aquí, sino una vida mejor: el paraíso en la Tierra, la verdadera "tierra prometida".

(Siento robarte protagonismo, pero yo, a diferencia de ti, solo soy un ser humano, que piensa y no dice "verdades absolutas", sino premisas desde el sentido común de los mortales)

Lunamarte dijo...

DIOS HA MUERTO... yo lo mate

Victor dijo...

Yo hice lo del cura... estudié al religión a lo hombre, en serio, concienzudamente y con detalle digno de ciencia.

Si se lée la biblia con determinación y se estudian a las distintas religiones, para pesar del curita del video, pues te haces ateo, o al menos ya dejas de creer en el asunto de las iglesias, porque choca con un problema fundamental sobre lo que significa libertad, felicidad y de paso ganarte el cielo. http://www.ciudadseva.com/textos/otros/sermon.htm

...hay puntos que podemos discutir, en especial los referidos a la mujer que me parecen por lo menos, escritos por machistas de hace 2mil años, así que no se puede esperar mucho... pero el resto habla con sinceridad sobre puntos que al ser ateo se defienden por si solos y que por lo menos, nos damos cuenta que no actuamos bien para recibir cierto premio o para evitarnos ciertos castigos, lo hacemos porque así debe ser!.

Yo tengo un consejo a los católicos y a cada persona que quiera llegar al cielo: hágase ateo y por lo menos cumplirá la ley de Dios y no la ley de caprichosos hombres, ya hace bastante cumpliendo la ley de los más ricos haciéndose usted más pobre como para dejarse engañar doblemente y además pierda el cielo siguiendo los preceptos de estos autonombrados hijos de Dios.

Difunde Mi Palabra

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...